For more information about our online Spanish lessons via Skype, our Spanish lessons in Essex or Spanish after school in Maldon, please email us! We will be glad to hear from you.

Sentirse como una guiri

Cuando vives en el extranjero pasa, más a menudo de lo que uno desea, que te sientes como lo deben de hacer los guiris en España, solos y desamparados ante un malentendido lingüístico.

 

Al principio pasa muy a menudo, ¿quién no ha metido la pata con esa maravillosa parte del léxico al que llamamos "Falsos amigos"? Me refiero a palabras tipo "constipation" en inglés que para nosotros, es un simple resfriado, y para los angloparlantes significa no poder ir al baño en una semana... Este tipo de fallos aún tienen justificación, son palabras extremadamente parecidas y un mal día lo tiene cualquiera.

Con el tiempo vas corrigiendo la temida "pronunciación", esa graaan amiga de los españoles. No digo que no haya gente que pronuncie de maravilla, excepciones hay en todos lados, pero, reconocedlo, los españoles tenemos problemas graves con este tema. Hay idiomas con los que lo tenemos fácil, como el italiano, pero... ¿qué me decís del inglés? ¿Quién no ha oído a un español a 100 kilómetros de distancia diciendo aquello de "jelou, jau arrr yu?"? Evidentemente es más fácil mirar la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro, pero oírse, se oye. Cuando vivía en Londres podía detectar a los españoles a distancia solo con escucharlos. Es cierto, yo tengo deformación profesional, me paso el día corrigiendo cómo hablan mis estudiantes y algo se te queda, pero es que pronunciamos regular.

¿Que por qué os cuento todo este rollo? Pues porque después de muchos años hablando inglés, sigo muy frustrada por no poder hablarlo perfectamente y porque aún hay días en los que me encuentro con una persona a la que tengo que repetirle 20 veces algo para que me entienda. No sé si lo habéis experimentado alguna vez, pero es una sensación muy frustrante. No sabes cómo decirlo o explicarlo para que tu interlocutor logre comprender lo que dices. Os contaba en un post anterior que últimamente siento que voy para atrás con el inglés, pues es por estas pequeñas cosas y es que mi acento español no ayuda nada.

 

Todo esto siempre me recuerda a mis estudiantes, los pobres, lo canutas que lo tienen que pasar cuando yo no entiendo algo, y eso que yo soy su profe, que puedo corregirles sin problemas (aunque he de reconocer que alguna vez se me ha escapado la risa...). Ahora pensad en cuando van a España, donde están inmersos y no tienen escapatoria, la sensación de ese pobre A1 (ahora imaginaoslo chino, para flipar más) cuando pisa la calle con su libretita de español, y va a un bar cualquiera, de un barrio cualquiera a pedir una "relaxing cup of café con leche" y viene Pepe el agradable "quelleva10horascurrandoporunsueldomínimo" a ponerselo. Debe de ser en esos momentos en los que apetece coger tus bártulos, salir corriendo y no parar hasta llegar a tu casa (esté en el país que esté...). Por todo ello no nos queda más que ser empáticos con los pobrecillos, y cuando metan la pata recordar alguna vez estuvimos en su mismo lugar...

Write a comment

Comments: 0